DESCARGA GRATIS EL CURSO COMPLETO DE CETOGÉNICA PARA PRINCIPIANTES!

La píldora es más peligrosa de lo que piensas

Hace poco publicaba en mi Instagram el siguiente post:

Es nuestra decisión como mujer decidir qué, cómo y de qué modo controlamos nuestra fertilidad. Y solo nosotras tenemos la última palabra para decidir si queremos o no tomar un medicamento que, a día de hoy, se prescribe para cualquier queja que tenga la mujer: . Acné: la píldora Migrañas: la píldora Reglas irregulares: la píldora SOP: la píldora Ansiedad: la píldora . Y así hasta el infinito. Hasta que llega el momento de dejarla y empiezan los problemas de verdad. Muchos de ellos no los veremos hasta pasados los años, otros se manifiestan en enfermedades que vienen de ningún sitio y otras son tan inmediatas y evidentes como la dificultad para quedarse embarazada que hoy parecen sufrir todas las mujeres a niveles nunca vistos. . La píldora es un medicamento con muchísimos efectos secundarios que debería emplearse con muchísimo más cuidado y, desde luego, no con niñas que aún están desarrollando su sistema endocrino y solo porque “la niña tiene acné”. HELLO!? ES ADOLESCENTE. . Por qué no se está educando a todas las niñas sobre todas sus opciones a la hora de hablar de fertilidad? Y por qué se sigue tratando a las mujeres como a ciudadanos de tercera categoría mientras que a los hombres se los protege? . La decisión es solo tuya y nadie puede decirte qué escoger, pero debes conocer todas tus opciones. . SÍ, INDUSTRIA FARMACÉUTICA, LAS OPCIONES GRATIS TAMBIÉN. . Si la anticoncepción es tu objetivo, lee sobre el Método del Conocimiento de la Fertilidad. No solo aprenderás sobre tu fertilidad y lo puedes hacer tú misma GRATIS, si no que ayudarás a tu cuerpo a crear las hormonas naturales que te protegerán de la enfermedad toda tu vida ❤️ #MiFertilidadMiDecision

A post shared by Lifestyle Funcional Con Ximena (@thefunctionalforce) on

Y me sorprendió la cantidad de respuestas inesperadas que obtuvo y la rapidez con la que estas llegaron.

Sobre todo me sorprendió la cantidad de comentarios que tenían fuertes opiniones en contra de la píldora y contando experiencias negativas de haberla usado.

La píldora fue una revolución liberadora de las mujeres en los 60 y eso hay que celebrarlo, pero trajo consigo una carga y unos efectos secundarios demasiado importantes que no podemos ignorar como mujeres. Porque si, para tener la libertad y el control sobre nuestra fertilidad, tenemos que exponernos a un sinnúmero de riesgos importantes, entonces, en cierto modo, sigue siendo desventaja de género.

 

La píldora, como todo tratamiento médico, tiene su lugar en la medicina para casos muy específicos como, por ejemplo, la endometriosis severa. Es una medicación muy fuerte, con unos efectos secundarios muy considerables pero que, en casos como el de la endometriosis severa, pueden ser útil. No es el único tratamiento para la endometriosis y, personalmente, he ayudado a muchas mujeres con la enfermedad a controlarla y mejorar su calidad de vida sin necesidad de usar la píldora. Pero es una opción.

 

La máxima número uno en medicina y que todo practicante de la misma debe jurar es:

“NO HACER DAÑO”.

Es decir, el remedio siempre tiene que estar justificado para que su uso sea más beneficioso o menos dañino que la enfermedad que se quiere tratar. No al revés.

Y ese es precisamente el caso de la píldora anticonceptiva cuando se receta para cualquier afección ‘femenina’ como si fueran chicles.

 

Los efectos secundarios son casi innumerables. ¿Te has impresionado alguna vez con lo larguísimo que es el prospecto que viene con la píldora, listando todos sus efectos secundarios? Da miedo con solo mirarlo. Y aun así se receta sin muchos miramientos.

Reglas irregulares? La píldora

Acné? La píldora

Dolores de cabeza? La píldora

Caída de cabello? La píldora

Síndrome premenstrual? La píldora

SOP? La píldora

Reglas dolorosas? La píldora

No me viene la regla. La píldora

Me viene la regla. La píldora

No quiero tener hijos. La píldora

Quiero tener hijos. La píldora (QUÉ?? La píldora para TENER hijos?? Sí… sigue leyendo)

“No me acuerdo dónde he puesto las llaves del coche?” – “Tómese usted la píldora.

La píldora

La píldora

La píldora.

STOP

 

Sé que muchas se llevarán las manos a la cabeza cuando haga esta analogía, pero recetar la píldora a toda paciente por el simple hecho de ser mujer, es como recetar quimioterapia a todo paciente por el simple hecho de venir con un dolor inexplicable.

El daño es masivo y no se justifica para tratar el 99.9% de los ‘problemas’ femeninos.

 

Como explicaba en el post de Instagram, los daños de la píldora son tales que, aun existiendo una versión masculina de esta, no se receta a los hombres porque en las pruebas de laboratorio resulta que produce depresión a un 3% de los usuarios.

3%. Un 30% de las mujeres que usan anticonceptivos hormonales sufren depresión, por no hablar de que prácticamente el 100% de las usuarias sufre efectos nocivos con ellos (lo perciba ella o no). Y aún así se sigue recetando a las mujeres con arbitrariedad como si fuera una píldora mágica e inofensiva.

Como decía Caribay en los comentarios del post, no se trata de ser ‘feminazi’, pero no se puede negar que es maltrato de género el hecho de que a las mujeres se les de sin problemas medicamentos que son considerados demasiado peligrosos para los hombres. Y no es el único medicamento que se sigue recetando a las mujeres pero del que se protege a los hombres.

Da qué pensar.

 

 

¿Cómo funciona la píldora anticonceptiva?

Los métodos anticonceptivos hormonales actúan gracias a una combinación de hormonas sintéticas en altas dosis (que por muy ‘baja’ que sea la dosis siempre es mucho más fuerte que nuestras hormonas naturales) previniendo que la mujer ovule y transformando el ambiente uterino en hostil para los espermatozoides y para la implantación de un óvulo fecundado.

Por si esto no suena ya sospechoso, tenemos que tener en cuenta una clave fundamental en la ecuación:

‘La píldora previene que una mujer ovule’.

Solo con eso ya deberíamos todas pensárnoslo 2 o 3 veces.

 

Si quieres saber por qué es TAN importante ovular y cualquier cosa que lo prevenga te produce un gran daño, lee aquí.

 

 

¿Cuáles son los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva?

Solo tienes que leer el prospecto de cualquiera de ellas. Eso sí, tómate tu tiempo porque la lista es LARGA. Y asegúrate de no estar sola porque da más miedo que una novela de Stephen King.

Como la lista es tan larga, no la vamos a citar aquí, pero hay un efecto PRIMARIO de la píldora (la no ovulación) que se convierte en una cascada de efectos secundarios y problemas muy serios para la salud de una mujer.

Para ponerlo simple: si no ovulas, no produces progesterona y si no produces progesterona, no ovulas.

Y si no ovulas y no produces progesterona, los efectos para tu salud son muy importantes: osteoporosis, enfermedades neuronales y cognitivas, cáncer de los órganos reproductivos y seno, riesgo cardiovascular, SOP, resistencia a la insulina y diabetes…

 

La píldora ‘secuestra’ tus hormonas y y te deja totalmente deficiente de ellas y con desbalances como el exceso de estrógeno e insuficiencia de progesterona y testosterona. ¿Te sorprende la última?

Todas las mujeres tenemos Y NECESITAMOS cierta cantidad de testosterona para estar saludables.

Nuestras 3 hormonas sexuales (Estrógeno, Progesterona y Testosterona) cuando están en armonía nos protegen de un sinfín de enfermedades y síntomas indeseables como el cáncer uterino y de seno, la osteoporosis, el hipotiroidismo, la demencia, la depresión, la infertilidad el envejecimiento prematuro, la pérdida de elasticidad y luminosidad de la piel, la celulitis, y un largo etcétera.

 

Así que te puedes imaginar lo que pasa cuando, por culpa de la píldora, se vuelve todo un caos.

 

¿Te has dado cuenta de que hoy en día todas las mujeres del primer mundo parecen ser incapaces de quedarse embarazadas si no es mediante inseminación artificial?

El efecto más notorio para las mujeres que dejan la píldora porque quieren quedarse embarazadas es ese: que no pueden.

 

¿Por qué? Recuerdas lo que hemos dicho antes? La píldora te deja sin tu progesterona natural porque impide que ovules y sin ovulación no hay progesterona. Cuando dejas de tomarla, tu cuerpo se queda estancado: no es capaz de producir su propia progesterona, por lo tanto no ovulas. Y si no ovulas tampoco puedes producir progesterona.

Una pescadilla que se muerde la cola. Y lo peor es que tener la regla no significa que estés ovulando.

Esto, unido a una alimentación exageradamente alta en carbohidratos, azúcar en todas sus formas y basada en alimentos procesados, hacen de la salud todo un reto que parece inalcanzable.

 

Y cuando una mujer va al médico porque lleva meses sin ver su regla o porque lleva meses tratando de concebir… ¿qué se encuentra muchas veces como respuesta?

“Tómese la píldora para que le baje la regla”.

SILENCIO ABSOLUTO.

 

Solo leyendo este post tú ya sabes que esa no es la solución si no el problema. Entonces por qué aquellos que prescriben la píldora de esta manera no se dan cuenta del sinsentido absoluto de su prescripción?

Por cierto, el sangrado que se tiene la semana que no se toma la píldora (la semana de descanso) NO ES UNA REGLA. NO ES EL PERIODO. Es un sangrado que se produce por la ausencia de la fuerte hormona que nos da la píldora.

Entonces, por favor, dejemos de creernos que la píldora hace que te baje la regla. Ni siquiera en el prospecto lo dice. Ahí se aclara muy bien que es un sangrado por deprivación y no una regla.

 

El día en que tantas mujeres deciden dejar la píldora, es el día en que empieza un largo y muy frustrante viaje para ellas. Los médicos no parecen dar con el problema y sus recomendaciones dejan a esas mujeres más confundidas y más enfermas de como llegaron.

El camino a la recuperación es posible, pero debemos tomar acción cuanto antes porque, como todo lo que de verdad CURA y no simplemente ‘esconde’, toma tiempo y dedicación.

 

Y, lo más importante: no permitamos que nuestras hijas empiecen a tomarla solo porque el primer médico al que visitamos, le mandan anticonceptivos para cualquier cosa de lo que la niña se queje, poniéndola en línea para que, en unos años, ella también perpetúe todos los daños de este medicamento.

El 99.9% de las niñas y adolescentes no necesitan la píldora. No les sigamos haciendo este daño.

Y, sí, es totalmente normal que una niña o adolescente tenga reglas irregulares. El sistema reproductor y los ciclos menstruales (que ocurren en un circuito complejo entre el hipotálamo, la pituitaria y nuestros órganos reproductores) toman unos años para encontrar su propio equilibrio.

 

El problema de la niña o adolescente, va mucho más allá de simplemente tener reglas irregulares. El primer punto de ‘ataque’ para lograr el equilibrio no está en pastillas si no en optimizar su estilo de vida para que sea su propio cuerpo el que haga el trabajo.

¿Cómo?

  1. Con una alimentación correcta: sin azúcares añadidos, moderada/baja en azúcares naturales dependiendo de la edad, baja en disruptores hormonales como las legumbres incluyendo la soja, eliminando comidas altamente inflamatorias como los aceites vegetales y/o hidrogenados (canola, girasol, maíz, colza, soja y las margarinas), no vegetariana ni vegana y basada en alimentos reales y no procesados.
  2. Eliminando o reduciendo al máximo su exposición a tóxicos como productos de limpieza en la casa y de aseo personal y eliminando el plástico en la cocina al 100%.

 

El cambio está garantizado.

 

 

¿Pero, existe otro método anticonceptivo eficaz?

¡Claro que sí! Y por razones que escapan a la lógica y el sentido común, no se habla de ellos ni se educa en ello a las mujeres desde la niñez y la adolescencia.

A parte de los métodos de barrera que ya los conocemos, existe también mi método favorito: el Método del Conocimiento de la Fertilidad (Fertility Awareness Method en inglés).

No hay que confundirlo con el sistema de ‘contar días’ (del ritmo) antiguo que seguían nuestras abuelas y que más bien se caracterizaba por dar grandes familias (ups!). El MCF es un sistema de altísima eficacia (prácticamente como o más que la píldora) y que toma en cuenta tu temperatura basal diaria y la observación de tus síntomas de fertilidad diarios.

Es algo que no toma más de 2 minutos al día y que no requiere tener ciclos regulares ni perfectos para aplicarlo.

Y la prevención (o logro!) del embarazo no es la única ventaja, si no que aprenderás a averiguar si estás o no estás ovulando, con los consecuentes beneficios que eso trae.

 

Es hora de que todas tomemos control sobre nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestra fertilidad para lograr esa verdadera LIBERTAD que nos prometía la píldora en los 60. Y que acabemos de una vez por todas con este sometimiento a medicamentos que no nos hacen ningún favor.

Si además quieres aprender a comer Low Carb o Keto para sanar tu metabolismo, hormonas (incluyendo la tiroides), diabetes, SOP, resistencia a la insulina, hipoglicemia... únete a mi Reto Keto aquí. Si estás interesada en mi protocolo personalizado de 3 pasos para recobrar la salud hormonal y la fertilidad (incluso si no quieres tener hijos, es tu seguro de salud!) o necesitas ayuda con intolerancias alimentarias solicita una consulta conmigo en la sección de CITAS AQUÍ o escríbeme un email a ximena@functionalfemaleforce.com

Quiero saber tu experiencia y opinión sobre este tema. Déjamelo en los comentarios o en redes sociales. Usemos la etiqueta #MiCicloImporta ¡Levanta la voz!

CONECTA CONMIGO!

CONOCE A XIMENA!

Terapeuta nutricional titulada, experta en Planificación Familiar Sin Hormonas y deportista fat fueled! A través de sus estudios en terapia nutricional, hormonas femeninas y fertilidad, Ximena ha ayudado a decenas de personas a optimizar su ADN, salud, hormonas, fertilidad y peso, deshaciéndose de la enfermedad. Ximena adapta la alimentación Keto/Low Carb a las mujeres con su protocolo Keto-Evolucionada® y se auto confiesa abanderada de los ciclos femeninos REALES y guerrera contra el azúcar!