DESCARGA GRATIS EL CURSO COMPLETO DE CETOGÉNICA PARA PRINCIPIANTES!

El Vacuno Alimentado con Pasto – El Alimento Más Vegano del Supermercado | Por Drew French

Antes de que te avalances sobre mi tras leer el título o ver la foto de este artículo, LEE. Lee porque tú y yo estamos en el mismo bando y este artículo NO está atacando el movimiento vegano ni muchísimo menos. LEE.

Antes (o justo después) de leer este artículo de Drew French, LEE con detenimiento este post donde explico con detenimiento el movimiento omnívoro-responsable. Es INDISPENSABLE antes o después de leer este artículo y antes de comentar.

Es importante aclarar que este artículo habla de la ganadería de pasto. Muchas personas me preguntan cómo puede ser la carne sostenible. La ganadería en masa con animales hacinados que agotan los recursos y producen grandes cantidades de desperdicios, además de ser alimentados con cereales, piensos y granos NO ES sostenible. La ganadería biológica 100% de pasto es otra historia. La historia que te quiero contar aquí.

_________________________________________________________

 

 

Esta es una traducción y publicación con permiso de su autor del artículo de Drew French “Grass-fed Beef — The Most Vegan Item In The Supermarket” publicado originalmente en Medium.com

 

Probablemente, el artículo más vegano que puedes comprar en el supermercado es una libra de carne de vaca alimentada con pasto.

Estaba pensando en esa idea herética mientras conducía por el campo vecino, escaneando campos de maíz vacíos en busca de señales de vida y preguntándome sobre la arrogancia de la humanidad. ¿Cuándo decidimos que podemos poseer todos los terrenos de la Tierra y usar cada centímetro cuadrado para nuestras propias necesidades? Pues hace unos 10.000 años, cuando inventamos la idea de la agricultura.

Lamentablemente, en la práctica de la agricultura es imposible no causar sufrimiento sin fin a muchas criaturas vivientes. Se podría argumentar que el mayor sufrimiento de todos es causado por la agricultura anual, el cultivo de granos, legumbres y arroz, que solo tardan un año en crecer de la semilla al alimento. Desplazamos a innumerables animales salvajes de sus hogares y tierras cuando cultivamos cultivos anuales. No solo eso, también matamos miles de criaturas cuando cultivamos la tierra.

Por el contrario, una agricultura perenne basada en árboles, arbustos y ganado, permite que la naturaleza prospere.

 

Medité en los campos de maíz vacíos durante horas. Al final, lo que representan es un cementerio para toda vida silvestre, desde el gusano invertebrado hasta el ave emplumada. Todo el ecosistema salvaje está completamente interrumpido por nuestra labranza de todas las tierras cultivables.

Aproximadamente 400 millones de acres solo en los Estados Unidos se utilizan para cultivar, lo que es aproximadamente el 40% de toda la tierra de los EE. UU.

Este uso de tierra cultivable proporciona alimentos suficientes para los humanos, pero elimina las comidas diarias de miles de millones de animales salvajes como conejos, abejas, roedores, pavos, lombrices e insectos sin fin y destruye su hábitat, estructura familiar, terrenos de caza y nectarios. Sin mencionar las terribles condiciones de esclavitud a las que están sometidos muchos trabajadores agrícolas en el campo. Los humanos también son animales.

La verdad es que no creo de ninguna manera que una dieta vegana cause menos sufrimiento a largo plazo que cualquier otra dieta. Toda la agricultura anual proporciona un terreno fértil para el exterminio de cientos de especies de animales sobre una base anual. Si incluyo a todos los animales perjudicados en la gran imagen de la agricultura, no solo a los grandes mamíferos, debo concluir que cultivar el maizal es la actividad más asesina.

Por eso una libra de ternera alimentada con pasto representa menos sufrimiento per cápita que una libra de maíz.

Todos estamos observando el problema de la moralidad de los alimentos a través de la lente equivocada.

Pensamos: “necesito un marco moral sobre el cual colgar mi sombrero y proclamarme con orgullo esto o aquello para sentir que no soy una mala persona”. En lugar de agruparnos en torno a esa perspectiva defectuosa, me gustaría alentarnos a todos a aceptar el hecho de que la vida se alimenta de la vida. Necesitamos comenzar el proceso de curación en la tierra, cultivando el espíritu de regeneración, respetando la energía vital que reside en todo lo que comemos.

 

Debemos respetar la energía de la vida en todo lo que consumimos, desde el árbol que usamos para leña hasta el petróleo que usamos para alimentar nuestro automóvil, tanto como la energía acumulada de la luz solar antigua capturada por las plantas perennes.

Explotamos la energía de la vida sin parar, día tras día, de diversas maneras, como cuando conducimos nuestros autos por carreteras asfaltadas y encendemos nuestros teléfonos de plástico para navegar por Internet, todo lo cual está impulsado por la sangre negra y oscura de los árboles muertos.

 

El veganismo es una idea loable, pero para algunos proporciona un marco para la superioridad moral. Cultivar un complejo salvador es el resultado natural de seguir cualquier causa ideológica, y la vida luego se ve a través de un marco que excluye todo lo que no encaja en esa ideología. Y la realidad es que todos consumimos energía vital sin fin para vivir nuestras vidas.

Los alimentos menos dañinos para comer provienen de plantas perennes, y los animales que comen esas plantas perennes. La sinergia de las vacas y el pasto difícilmente puede superarse como un sistema ideal.

 

Si el objetivo principal del veganismo es reducir el sufrimiento, entonces muchos de nosotros somos veganos, y una dieta compuesta principalmente de carne de vaca y productos lácteos alimentados con pasto, así como huevos de gallinas de corral y productos de plantas perennes, es la dieta más vegana en la que puedo pensar. Una dieta basada en hierba que nunca se labra o se altera, permite que la naturaleza crezca y florezca sin el uso de nuestras cuchillas agrícolas, máquinas y productos químicos anuales.

Necesitamos examinar nuestra relación con la tierra y la energía vital que contiene. A principios de la década de 1900, los agricultores sabían que para mantener la tierra en buen estado, lo que significaba que era saludable y productiva, necesitaban dejar sus campos en barbecho. La idea de que un pedazo de tierra no vale nada si está en estado salvaje prevalece en nuestra sociedad, y la idea de que la tierra se deje en barbecho es un anatema.

En nuestra sociedad moderna sentimos que todas las cosas deberían ser en todo momento tan productivas como sea posible.

 

Pero la parte divertida del término barbecho es que no significa que la tierra está descansando, sin hacer nada. No, lo que significa es que el agricultor no está forzando a la tierra a la productividad con una cuchilla, motor o sustancia química. Cuando se le permite volver a caer en barbecho, la tierra misma estalla con vida silvestre y energía más allá de lo que es posible con una agricultura anual. Las historias de vida de un millón de criaturas juegan y contribuyen a la regeneración de un pedazo de tierra en barbecho, un acre salvaje, una pequeña parte del planeta Tierra.

 

Nuestro encuadre actual del problema de la producción de alimentos es el siguiente: los agricultores deben utilizar la agricultura anual lo más posible para alimentar a la población. El lema de la mayoría de los agricultores es “auge o morir”. No creen que puedan dedicar 10 años a diseñar conscientemente una agricultura perenne basada en animales, porque necesitan el dinero ya.

Entonces, ¿qué es realmente anti vegano? Lo que realmente daña a los animales es esta idea: que necesitamos producir cultivos anuales en cada centímetro cuadrado de tierra, creando un cementerio de vida silvestre en el 40% de la tierra de Estados Unidos para alimentar nuestra hambre interminable.

 

Si nos ponemos sinceros, no creo que la mayoría de la gente en el planeta entienda realmente lo que se necesita para cultivar nuestra propia comida. Y esta desconexión se extiende a los centros urbanos de todo el mundo, donde la gente toma mil decisiones tratando de hacerlo lo mejor posible con la panoplia de productos agrícolas anuales disponibles en las estanterías, pero se para poco a reparar en la variedad de alimentos reales perennes que salpican los estantes laterales del supermercado.

La comida barata está matando nuestra conexión con el paisaje.

 

Más personas en el planeta significa que se extraen más recursos de la tierra, independientemente de si somos o no veganos. Los países productores de aguacate están sintiendo presión debido a la gran demanda estadounidense de guacamole. Se están demoliendo acres de selva para plantar más aguacateros. La demanda es tan alta que México, que produce aproximadamente la mitad de la oferta mundial, está pensando en importar aguacates, mientras que un mexicano promedio ni siquiera puede permitirse comprarlos para comer.

Los agricultores en México están talando los bosques de pinos para cultivar el cultivo lucrativo y pueden estar amenazando con ello el hábitat de las mariposas monarcas.

Todo esto para explicar que tu pastel vegano de chocolate con aguacate crudo no es tan inofensivo como podrías pensar.

 

Si realmente hacemos una verdadera auditoría de la muerte y la destrucción que nuestros estilos de vida ejercen sobre el mundo natural, todos nos sorprenderíamos. Todos dejamos un rastro de devastación a medida que avanzamos cada día, porque toda la vida consume la vida para prosperar, esta es la forma natural de las cosas, hasta donde yo sé. ¿Es tu suéter de material sintético tan inocente, y tu almuerzo de tubérculos tan amable con la tierra?

Todas las hortalizas de raíz deben plantarse en tierra labrada. ¿Cuántas muertes ocurrieron cuando se cultivaba la tierra? ¿Cuando se eliminaban las malas hierbas? ¿Cuando se araba? Y, finalmente, todos los tubérculos deben ser desenterrados y la tierra preparada para el año siguiente.

Cuando lavas tu suéter sintético en la lavadora, las microesferas de plástico fluyen hacia los ríos y al mar, lo que causa serios problemas de salud para la vida marina.

 

Lo que es importante en este momento es centrarse en obtener una perspectiva del problema más amplio y global que tenemos como sociedad: no respetamos la fuerza de la vida.

El hombre moderno simplemente no respeta la vida que reside en todas las cosas, y conscientemente y con mucha deliberación consume toda la energía útil hasta que la naturaleza, el planeta, está completamente desequilibrado.

El planeta se recuperará de una forma u otra. Pero el proceso de curación de la Tierra puede no incluirnos si no elegimos vivir de forma más consciente.

Y ciertamente no creo que eso signifique ser vegano.

 

Lo que significa es cultivar una relación real con tu comida. Comer localmente siempre prevalecerá sobre cualquier juego de moralidad dietética. Cuando comemos localmente, creamos una relación con la comida que nos ponemos en la boca todos los días. Esta relación es como cualquier otra relación, necesita trabajo y cuidado.

Como Michael Pollan defiende, omita todas las tonterías en el medio del supermercado, todas las tonterías empaquetadas que están basadas en el 90% de maíz. Los alimentos a base de maíz son los alimentos menos veganos que puedes comprar. Contienen el sufrimiento más externalizado de cualquier grupo de alimentos que pueda imaginar aparte del azúcar, el otro ingrediente principal en la mayoría de esa basura de alimentos envasados.

 

En lugar de cualquier basura empacada, abastécete de carnes, verduras, productos lácteos, huevos y todos los demás alimentos reales. Empieza por ahí. Luego busca a los agricultores locales y compra alimentos reales directamente. Cultiva relaciones reales, de una forma u otra.

Esa es la única forma de comenzar el verdadero proceso de curación.

Podemos reducir el sufrimiento en el planeta al entrar conscientemente en una relación con la tierra, las personas que viven en la tierra y las plantas y animales que consumimos.

Drew French

Drew French

Autor sobre Salud y Bienstar

Escritor sobre Salud y Bienestar para la revista Medium.com (@drewfrench) – “Yesterday I was clever, so I wanted to change the world. Today I am wise, so I am changing myself.” – Rumi

Editor de Sentire y Drew The Guru
Top writer en Salud en Medium.com

CONECTA CONMIGO!

CONOCE A XIMENA!

Terapeuta nutricional titulada, experta en Planificación Familiar Sin Hormonas y deportista fat fueled! A través de sus estudios en terapia nutricional, hormonas femeninas y fertilidad, Ximena ha ayudado a decenas de personas a optimizar su ADN, salud, hormonas, fertilidad y peso, deshaciéndose de la enfermedad. Ximena adapta la alimentación Keto/Low Carb a las mujeres con su protocolo Keto-Evolucionada® y se auto confiesa abanderada de los ciclos femeninos REALES y guerrera contra el azúcar!

Antes (o justo después) de leer este artículo de Drew French, LEE con detenimiento este post donde explico con detenimiento el movimiento omnívoro-responsable. Es INDISPENSABLE antes o después de leer este artículo y antes de comentar.

Este es un tema delicado y, como repito mucho en este post, todos estamos en el mismo bando. Las opiniones y comentarios son más que bien recibidos pero por favor siempre guardando el respeto a toda la comunidad y siempre tratando de aportar y no simplemente discutir. El ‘shaming’ o ‘bulling’ no están permitidos. ¡Gracias por ser una comunidad con ganas de sanar a la Tierra y a nuestros cuerpos!

Si además quieres aprender a comer Low Carb o Keto para sanar tu metabolismo, hormonas (incluyendo la tiroides), diabetes, SOP, resistencia a la insulina, hipoglicemia... únete a mi Reto Keto aquí. Si estás interesada en mi protocolo personalizado de 3 pasos para recobrar la salud hormonal y la fertilidad (incluso si no quieres tener hijos, es tu seguro de salud!) o necesitas ayuda con intolerancias alimentarias solicita una consulta conmigo en la sección de CITAS AQUÍ o escríbeme un email a ximena@functionalfemaleforce.com